San Valentín En Familia

Después de ser padres el Día de los Enamorados cobra una nueva dimensión y, en lugar de hacer planes solos, podemos aprovechar San Valentín para celebrar el amor hacia nuestros hijos y pareja. Para ello os proponemos una serie de planes para pasar San Valentín en familia:

1- El Desayuno: Nada mejor que sumar a los niños en esta celebración y preparar un Desayuno Especial de San Valentín en familia con unas deliciosas tortitas en forma de corazón, acompañadas por unas fresas y mermelada! Ñam, ñam!!

San Valentín en Familia

Este vídeo explica muy bien cómo hacer unas ricas tortitas:

 

2- Diversión familiar: ¿Qué os parece utilizar la energía del desayuno en un divertido plan familiar? Y es que, aunque ese día haya colegio y trabajo, podemos aprovechar la tarde para divertirnos todos juntos. Desde un paseo por el parque hasta un rato juntos haciendo una actividad que le guste a cada miembro de la familia. Basta con elegir algo corto pero divertido; un juego de mesa, jugar a las películas, ver una peli o una vuelta juntos. Cualquier cosa en familia siempre es más divertida!

San Valentín En Familia

3. Manualidades:

Muchas veces los mejores regalos no se compran con dinero. Y en un San Valentín en familia nada puede hacer más felices a unos padres que un regalo hecho por sus hijos; por ejemplo una tarjeta fabricada con cartulina blanca, un bonito corazón dibujado y una sencilla, pero bonita frase de amor.San Valentín en Familia

También con cartulina podemos recortar corazones rojos y blancos y unirlos con una tira de lana para hacer unos colgantes.

San Valentín en Familia

Otra opción es la de crear un mensaje de amor con un trocito de papel, un corazón cartulina y un pequeño frasco que podemos colocar en algún sitio de la casa para recordar todo el amor que hay en la familia!

San Valentín En Familia

En fin, planes hay muchos, como muchas son las familias, habrá quien prefiera más acción, o quienes disfruten estando juntos en casa, pero lo importante es pasar juntos estos momentos y guardarlos en la memoria (o físicamente en el caso de las manualidades) para ir recordándolos con el paso de los años y atesorar así el amor y los mimos en nuestros corazones.

 

San Valentín en familia